Vol. 4 Cap. 2

Capítulo 2 – La Invitación de Annica 1

Después de empujarme sobre la cama, Annica de inmediato se colocó entre mis piernas.

“Antes que nada, hagamos que la polla del profesor se ponga grande”

Y como lo hemos hecho muchas veces, ella ya no duda en desabrochar mi cinturón. Atrás quedaron los días cuando la inexperta señorita de la nobleza se asustaba cada vez que mi polla se movía, y todo lo que quedaba era una mujer experta que sobrepasaba incluso a las prostitutas de los burdeles.

De hecho, ella estaba tan acostumbrada a desvestirme que en solo unos pocos segundos mi parte inferior quedo completamente desnuda.

“Sin importar cuantas veces lo vea, sigo sin poder creer que una cosa tan grande quepa dentro de mi”

Annica puso sus manos sobre mi semi erecto miembro y lentamente comenzó a frotarlo.

“En ese caso más vale que te prepares porque si no me haces sentir bien, recibirás un duro castigo después”

“¿D-Duro castigo? Gulp. ¡M-Me esforzaré!”

Ya sea por miedo o anticipación por el castigo del que le hablé, Annica puso sus manos sobre su uniforme y comenzó a desabotonar su blusa.

En poco tiempo, un majestuoso par de senos quedo expuesto frente a mí.

Y como siempre, sin importar por donde los mire, tienen el tamaño ideal.

Ah, la polla del profesor tembló un poco. En serio ama los senos grandes”

“Así es, prefiero que sean grandes en lugar de pequeños”

Estiré mi mano y sujeté el tambaleante par de melones desde abajo.

Normalmente uno no sería capaz de alcanzar los senos de su amante cuando ella está dándote una mamada, pero los de Annica eran tan grandes que podía hacer esto a pesar de estar acostado.

Ahhn, profesor, por favor pare. No podré servirlo como se debe si manosea mis senos”

“Entonces solo tienes que esforzarte más. O si no, no lograras que me ponga duro”

“Eso no……quiero la polla del profesor dentro de mi tan rápido como sea posible”

“En ese caso échale ganas. ¿O es que acaso esto es lo mejor que puedes hacer?”

En respuesta a mi provocación, Annica exprimió mi polla más fuerte e incluso metió la punta en su boca.

“¡Haaamu! ¡Lero, lero, njuuuuuuuu!”

La sensación de ser exprimido mientras me frota de arriba abajo, la calidez de su boca que continuaba succionando mi polla, la suavidad de su lengua que gira alrededor de la punta y la sensación de sus grandes senos en mis manos, todo eso junto hizo que me excitara más.

Ahh, se está poniendo más grande……”

Y en respuesta a mi excitación, mi polla comenzó a ponerse erecta y estaba cerca de alcanzar todo su potencial.

Fue entonces que Annica detuvo su mamada. Ella parece estar planeando metérsela a continuación.

Yo quería seguir acariciando sus senos un poco más, pero supongo que no podrá ser. Ahora viene el evento principal.

“Esto debería ser suficiente. Podrá terminar de crecer dentro de mi”

Ella se montó sobre mi cintura y apuntó sus caderas a mi entrepierna.

Guiando mi semi erecta polla desde abajo, ella la apuntó directamente hacia su entrada.

“Ya estas empapada. ¿Tanto me deseabas?”

Dije asombrado cuando sentí sus labios con la punta. Ella estaba tan mojada que incluso desde donde estaba podía ver como se escurrían sus jugos.

“¡Claro que sí! Hay tantas mujeres alrededor del profesor estos días que no puedo tenerlo todo para mi”

“¿Me quieres todo para ti sola? Eso está mal, no es bueno estar celosa”

Le hablé con una mirada desaprobatoria.

Una mujer celosa no será capaz de controlarse a sí misma y provocará una escena si se deja desatendida. Por lo tanto, no me quedará de otra más que lidiar con ella al primer signo de que eso pueda suceder para prevenir que mis planes se vean comprometidos.

Annica se apresuró a corregir su error cuando vio la seriedad en mi mirada.

“¡N-No estoy celosa! N-No es que quiera monopolizar al profesor. No soy tan tonta como para interferir con sus planes”

“Bien dicho. Tú eres una mujer inteligente, Annica”

“No soy inteligente, soy una genio. Hmph. Como me distrajo, ahora tendré que empezar de nuevo”

Annica hizo un berrinche, pero eso no fue suficiente para ocultar su alivio y alegría por mi cumplido, así que ella de inmediato tomó mi miembro y lo metió en su orificio para distraerme.

Sin embargo, eso solo empeoró las cosas ya que los sonidos húmedos que se generaron en el momento en el que la metió me demostró lo mojada que estaba.

“¡No! ¡Que vergonzoso! Un sonido tan pervertido……”

“No te preocupes. Me gustan las mujeres inteligentes, pero me gustan aún más las mujeres lascivas”

Las mejillas de Annica de inmediato se sonrojaron por haberle dado un cumplido sobre lo pervertida que es.

“Eso no es justo……que el profesor me diga eso con una expresión seria hará que me ponga tan feliz que no podré controlarme a mí misma”

Debido a eso, algo se encendió dentro de ella, haciendo que sus caderas se movieron más rápido que antes.

Como ella estaba más que suficientemente mojada, solo fue cuestión de segundos antes de que devorara mi polla por completo.

“¡Ahiin! ¡Está en mí! ¡La polla del profesor está tocando mi cérvix!”

“¿Se siente bien?”

“¡Si, se siente estupendo! Por esto, incluso le ofrecería a una compañera o dos……”

“Tranquilízate, si me traes demasiadas, tendré menos para ti”

Nhaaaa……pero la polla del profesor se siente demasiado bien”

Annica comenzó a mover sus caderas otra vez para probar el sabor de mi polla con su otra boca también.

A pesar de estar completamente lubricada con sus jugos de amor, la forma tan severa en que su vagina se aferraba a mi casi me hacía gemir sin querer, especialmente en esos momentos donde la suavidad y firmeza de sus pliegues se alternaban al frotarme.

Poco después, ya no pude soportarlo más y contraataqué para suprimir la implacable presión de su interior.

“¡Ahhiii! P-Profesor, no se mueva. Si lo hace, yo……”

“Aunque me gusta tu iniciativa, no debes sobrepasarte. Al final del día seguimos siendo profesor y estudiante. Que no se te olvide”

“¡Si! ¡Es por eso por lo que por favor déjeme disfrutar de usted al máximo!”

La vagina de Annica dejó salir incluso más jugos de amor desde su lugar preciado.

Obscenos sonidos húmedos resonaron en la habitación, pero en lugar de detenerse, sus jugos fluyeron aún más, haciendo que los sonidos se volvieran más fuertes.

“¡No, ya no puedo más! ¡Pero mis caderas no se detienen!”

“Eso es bueno. De hecho, eso hará que lo disfrutes más”

“¡Me voy a romper! ¡Mi cabeza se va a romper, profesor!”

“Si te rompes cada vez que tenemos sexo, incluso yo no seré capaz de arreglarte”

“¡Pero no puedo hacer que deje de gustarme! ¡Simplemente no puedo dejar de mover mis caderas!”

Mientras movía sus caderas, Annica colocó sus delicadas manos sobre mi pecho.

La expresión en su rostro al mirarme estaba completamente en celo.

Si ella se encuentra en este estado, ella definitivamente no será capaz de detenerse.

Ella solo se dejará llevar por el placer y moverá sus caderas hasta venirse.

“Aunque yo fui quien la volvió de esta manera……”

Annica ya no podía escucharme, ella solo siguió moviendo sus caderas mientras jadeaba pesadamente.

Cada vez que ella se movía, sus gigantescos senos también se balanceaban con un ligero retraso.

Intente pellizcarlos con ambas manos, pero ellos eran tan grandes que no podía evitar que se movieran por completo.

“Ellos son realmente espectaculares. Esta es la clase de vista que siempre añore ver”

Como un amante de los senos grandes, siempre quise ver los senos de una mujer balancease frente a mí.

Y si bien prefiero estar arriba, frecuentemente hago esto porque la posición de vaquera ofrece estos beneficios.

“No solo te quedes viendo mis senos……también concéntrate aquí……”

Annica continúo moviendo sus caderas con todas sus fuerzas.

“Esto es……”

Pero esta vez fue diferente, ya que la estimulación que había estado sintiendo cambió de repente.

De sus anteriores movimientos de arriba abajo, ella ahora comenzó a rotar sus caderas.

Gracias a eso la punta de mi polla podía golpear su útero desde diferentes direcciones, lo cual significaba que estaba entrando más profundo.

Ni siquiera yo pude evitar dejar salir un gruñido por esa nueva sensación.

Ahaa~ el profesar está haciendo una cara muy linda. Aaah, ¡creo que me vendré solo de verla!”

Los labios de Annica formaron una sonrisa lasciva tras ver mi cara y entonces comenzó a mover sus caderas otra vez.

Esta vez ella combinó sus dos movimientos.

Primero ella movió sus caderas de arriba abajo, devorando toda mi polla en su útero. Y después me apretó con los pliegues de su vagina mientras rotaba su cintura antes de volver a alzar su cadera sin dejar de aferrarse a mí miembro.

Ella repitió esos pasos una y otra vez hasta alcanzar la cúspide del placer que podía alcanzar de esa forma.

“Tus movimientos son muy buenos, pero si continuas así no duraras mucho, ¿sabes?” “¡Es demasiado tarde para mí, profesor! ¡Tu polla es demasiado buena que ya no puedo parar!”

Annica gimió en voz alta mientras sus características coletas se sacudían de izquierda a derecha.

Ella no lucia para nada como una dama proveniente de una prestigiosa familia.

“¡Me vengo, me vengoooo! ¡Profesor, juntos!”

Sus caderas se movieron más rápido mientras exprimía mi polla, esforzándose para ordeñar mi semen.

Pero eso no era suficiente.

“No puedo venirme solo con esto. Mueve más tus caderas”

“¡No, ya no puedo! ¡Voy a venirme en cualquier segundo!”

“Lo estas disfrutando demasiado. Es por cosas como esta por lo que te digo que no tienes suficiente auto control”

Aunque quería que esto durara un poco más……

“¡Ahhiii! Ya no puedo resistirlo. ¡Me vengo, me vengo!”

El cuerpo entero de Annica estaba temblando, lo cual indicaba que estaba a punto de venirse.

Pero no sería divertido dejar que se venga tan fácilmente.

Por lo tanto, tendré que trabajar un poco.

“¡¿Hyaaa?! Mis senos, mis pezones están……”

Fui por los tambaleantes senos de Annica y pellizqué ligeramente sus puntas.

Y como no les había prestado atención por un rato, eso la hizo saltar.

“¡Hohiiii! No más, mis pezones y vagina están…… ¡nnnhhaaahhhh!”

“Si, eso es, déjalo salir. Haré que te vengas justo como querías”

“¡Ogoooh! ¡Ahh, ahh, me vengoooooooo!”

Arqueando su cuerpo hacia atrás, Annica eventualmente alcanzó su clímax.

El placer que experimentó fue tan fuerte que su vagina se contrajo tremendamente, como si estuviese tratando de aplastar mi polla por completo.

“Me vengo, me vengo……todavía sigo viniéndome……”

Aun así, Annica no se detuvo. O más bien, no podía detenerse, ella no pudo hacer más que gemir del placer mientras que su cuerpo temblaba y se estremecía.

Un par de minutos después, Annica se quedó sin fuerzas y colapsó sobre la cama, sacando mi polla de su interior en el proceso.

Al igual que una tubería con fugas, sus jugos de amor comenzaron a fluir incesantemente.

Yo me puse de pie y coloqué el cuerpo de Annica en medio de la cama.

“¿P-Profesor?”

Annica volteó a verme con una asustada expresión en su rostro, como si estuviese diciéndome que todavía no se había recuperado de su orgasmo.

“Es hora de cambiar roles. Esta vez me toca a mí disfrutar de tu cuerpo”

Dije con una todavía erecta polla en mi mano.


Notas del Traductor

¡¡Hola a todo el mundo!! Soy shironeko5th.

Si te gustó la traducción, considera apoyarme en Patreon y además obtén acceso a contenidos exclusivos y a mas capítulos antes que los demás.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s